top of page
Buscar

Cócteles y alta costura: el maridaje perfecto

En el vasto universo del estilo y el sabor, hay una fusión tan exquisita como un traje a medida y una bebida artesanal. ¿Te imaginas un desfile de moda sin un brindis elegante para acompañarlo? ¡Imposible!, ¿quién puede resistirse a la tentación de mezclar la sofisticación de la alta costura con la creatividad destilada en un vaso? Déjame contarte sobre el maridaje perfecto entre mixología y moda, donde la pasarela se convierte en la barra y cada sorbo en un paseo de distinción y texturas



Por Olga Reyna. Créditos de las fotos en cada gráfica


El diseño y la mixología comparten más similitudes de las que podrías imaginar. Ambas son formas de arte que buscan expresar emociones, contar historias y deleitar los sentidos. Al igual que un diseñador transforma telas en productos deslumbrantes, un mixólogo combina licores e ingredientes para idear obras maestras líquidas. Piénsalo: ¿no es acaso una bebida bien elaborada como un vestido a medida que resalta tus mejores atributos y te hace sentir especial?




Para entender mejor esta conexión, veamos ejemplos en el mundo de las pasarelas. ¿Quién mejor que el icónico Karl Lagerfeld para representar la elegancia atemporal de un Martini? Al igual que el diseñador alemán, este clásico cóctel es sinónimo de sofisticación y refinamiento. Con sus líneas limpias y su sabor equilibrado, el Martini es el LBD (pequeño vestido negro) de las bebidas, siempre es apropiado y nunca deja de ser tendencia.


No todo se enfoca en lo clásico, también hay espacio para la extravagancia y la innovación, como fueron las creaciones de Jeremy Scott para Moschino. Del mismo modo, las bebidas pueden ser audaces y originales, desafiando los límites de lo convencional. Visualiza una preparación espumosa adornada con detalles y gustos exóticos o un giro inesperado en un Negroni tradicional, agregándole una infusión con té ahumado. Son combinaciones que despiertan la curiosidad y deslumbran los sentidos, al igual que un diseño provocativo que roba miradas en la pasarela.




Imposible mezclar la moda y la mixología sin mencionar la importancia de la presentación: así como un vestido se presenta con garbo en una pasarela, una bebida se sirve con estilo en una barra. La manera en que se adorna el vaso, la elección del cristal, incluso la iluminación del ambiente… ¡Todo contribuye a la experiencia sensorial! Porque no solo se trata del sabor de la bebida, sino también de la atmósfera que lo rodea, lo que se traduce en un momento único e inolvidable.


Y, por supuesto, no podemos ignorar la comercialización de ambos rubros. Tanto las pasarelas como la preparación de cócteles se han convertido en industrias globales que van más allá de la simple venta de productos. Son experiencias de marca, donde el lujo, la exclusividad y la narrativa juegan un papel fundamental. Desde colaboraciones entre diseñadores y marcas de licores hasta eventos de lanzamiento en los que cada obra se convierte en el accesorio imprescindible, ambas industrias se retroalimentan, concibiendo un universo de glamour y sofisticación.





El maridaje entre la elaboración de bebidas y alta costura es una sinfonía de estilo y sabor, donde cada trago es un paso más hacia la distinción y el deleite. Así que la próxima vez que te encuentres frente a una barra, piensa en ello como en una pasarela de gustos, donde cada cóctel es una obra de arte que merece ser apreciada y disfrutada. ¡Salud y buen estilo!


Sígueme en:

 

15 visualizaciones

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page