Buscar

Gran ímpetu



Admiramos el gran ímpetu que Karla siente por su profesión, sentimiento que expresa a diario a través de su marca, donde se esfuerza por relacionarse con los clientes de una forma íntima y personal, sin importar la cantidad de proyectos que esté ejecutando. “Para nosotros, cada obra es la más importante; por eso, a nuestros usuarios los atendemos de manera individualizada, debido a la diversidad de necesidades y aspiraciones que puedan tener. Además, lograr diferenciarnos con una propuesta de valor única y constante fue nuestro principal activo como firma de profesionales de la arquitectura en esta primera década, y será el bastión de nuestro servicio en décadas por venir”, reitera Carlos Puga Espino, socio de KMC Arquitectos.


Durante estos diez años de labores, Karla y Carlos han tenido un sinnúmero de proyectos que les ha brindado grandes complacencias y también retos importantes para crecer y evolucionar como firma de arquitectura. “Nuestro trabajo más grande a la fecha, PMG, nos dio un sinfín de enseñanzas que entre nosotros. Bromeando, decíamos que se equiparaba a un doctorado honorífico. No hay nada más grato que saber disfrutar de las satisfacciones sin olvidarnos de que el verdadero aprendizaje siempre viene de los trabajos más desafiantes”, apunta Karla.


También han desarrollado obras residenciales y comerciales que han despertado alegría en sus clientes gracias a un magnífico resultado; usuarios que se transforman en amigos y que van recomendado la experticia de KMC Arquitectos entre sus allegados. Un gran logro que ambos resumen con el capítulo 16, versículo 3, del libro Proverbios del Antiguo Testamento: “Pon todo lo que hagas en manos del Señor y tus planes tendrán éxito”.

19 visualizaciones0 comentarios