Buscar

José Miguel García: “Creadores de buenos momentos”

Su pasión por buscar soluciones y procedimientos eficientes lo llevaron a estudiar ingeniería hasta que descubrió una rama que para él ha sido fascinante: el marketing, área que exploró a través de importantes marcas como Ron Abuelo y ahora con Pernod Ricard, donde se ha abocado en el desarrollo del negocio de los vinos y espirituosos para Panamá y Costa Rica



Dulce Pérez Colmenárez. Fotos por Juan Vírgüez


“Somos creadores de convivialidad”. Así José Miguel define su experiencia con Pernod Ricard como Business Development Specialist, cargo que le permite estar detrás de las experiencias de los consumidores y de sus buenos momentos. “Es lo que más me apasiona de mi labor”.


“Debemos hacer las cosas diferentes y siempre atrevernos. El cambio es una constante en la vida y muchas veces nos dejamos llevar por la rutina; por ello, toca hacer un alto y darle la vuelta. Como decía Einstein: la definición de locura era pretender tener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo”

Desde el mundo del marketing, ha podido desarrollar dos grandes habilidades: creatividad y ser buen administrador. “Puedes ser muy creativo, pero es imperante ajustarse al presupuesto del negocio, además de ser efectivos y eficientes a la hora de gestionar un plan sin dejar de lado los people skills y convertirte en un PR person. El networking también es fundamental, así como gustarte lo que haces; ya que si realizas tu trabajo sin pasión, esa actitud se verá reflejada en los resultados”.


Otros valores que no pueden faltar en su carrera son hacer las cosas diferentes y siempre atreverse, a fin de evolucionar. “Albert Einstein comentaba que la locura era hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes; por ello, trato de buscar nuevas vías para el desarrollo del negocio, además de motivar a mi equipo de trabajo para que fluya y así, dentro del recorrido, tenga la oportunidad de fortalecerse y apropiarse de las estrategias. De esta forma, analizo el potencial y la capacidad real de mis colaboradores”.


“Es fundamental que te guste lo que haces; ya que si realizas tus actividades sin pasión, esa actitud se verá reflejada en tu trabajo”

Claves que le han permitido destacar dentro de Pernod Ricard, empresa donde se enfoca en el crecimiento de la marca para los mercados de Panamá y Costa Rica. Dos países vecinos, pero muy distintos al mismo tiempo. “El primero ha crecido mucho en el sector gastronómico, permitiéndonos desarrollar excelentes experiencias en este sector; el segundo posee un mercado impactado por los impuestos, pero muy fuerte en turismo”.


Lo que sí es verdad es que ambos sectores tendrán algo en común: ideas disruptivas para elevar a Pernod Ricard en la memoria de los consumidores. “Por ejemplo, con Chivas Regal, estamos preparando el cambio de imagen más importante que ha tenido la marca desde que se fundó, la cual será completamente innovadora, a fin de captar a una nueva generación de usuarios. Adicional, incursionaremos en la era de los NFT con productos especiales enfocados a este segmento sin dejar de desarrollar presentaciones que generen impacto”.



Gracias a esta búsqueda, ya se encuentran pensando en un refresh para la botella de Absolut, lo que les permitirá organizar actividades especiales para festejar esta innovación. “Otro nicho importante para nosotros es la organización de eventos diferentes, que logren abrirle la mente al consumidor por medio de momentos placenteros. Por ejemplo, si te cubrimos los ojos y te colocamos audífonos con cierto tipo de música, ¿sabrías diferenciar un whisky solo aplicando el olfato?”.


Ideas fuera de la caja que le permiten hasta pensar que un producto de licor AUNO sería, sin lugar a dudas, un cóctel comestible; y hablando de espirituosos, no podía faltar su recomendación para vivir una grata experiencia. “Para celebrar todo momento, nada como saborear la champaña Perrier Jouet. No es solo para probar con comidas muy fancy, sino también con un pollo frito, por ejemplo. Ahora, si estás en la playa o la piscina, no te puede faltar un whiskey suave como Jameson. Para una sobremesa, un Chivas Regal Sherry Cask de 13 años, el cual va muy bien con un helado de vainilla; y si el plan es pasar la noche en casa, un The Glenlivet 18 años con un chocolate amargo de 70% se convierte en una excelente opción”.


Ahora, José Miguel tiene una nueva pasión: ser padre de dos espectaculares niños, quienes le han llenado el corazón de dicha y fortuna. “Con Borja, tengo a mi partner; y con Amaia, mi niña, la que espero que me consienta cuando ya esté mayor (risas). No puedo dejar de lado a Paty, mi complemento perfecto como siempre he dicho; la admiro mucho como persona y por el amor que les imprime a las cosas. Tenemos la suerte de trabajar en la misma industria, lo cual ayuda al entendimiento; además, me ha abierto el paladar a nuevas cosas que nunca pensé que probaría como combinar, justamente, champaña con pollo frito”.


Conoce más en:

@pernodricard y @miguegarciav

8 visualizaciones0 comentarios