Buscar

María Lorena Massot: “El amor se representa en un golden”

Su vida cambió felizmente cuando llegaron Teddy y Gia, unos bellos golden retrievers muy juguetones que posteriormente se volvieron papás. Ahora, con tres ejemplares, siempre está pasando algo divertido en su casa. Vivencia que no cambiaría por nada del mundo, pues ellos irradian muy buenas vibras. Siempre están listos para dar y recibir cariño, además de muchas travesuras

Dulce Pérez Colmenárez | Fotos por Juan Vírgüez | @capitolioproducciones


Teddy fue el primero en llegar como un regalo de cumpleaños para la hermana de María Lorena. “Parecía un Teddybear, pero luego creció y allí supimos que el nombre le había quedado pequeño, aunque sigue siendo un bear (risas)”. Luego, apareció por sorpresa Gia, la cual había sido adquirida por unos amigos para una golden mayor, pero no se esperaban que la nueva mascota tuviera tanta energía. “Así que me preguntaron si me podía quedar con ella y, con mucho gusto, le abrí las puertas de mi casa. ¡Y Teddy feliz!”.


La química entre la nueva pareja era tan increíble que, al pasar unos meses, Gia mostraba unas libritas demás, así que para salir de dudas le hicieron un ultrasonido. “Siempre quise que Teddy fuera papá, porque es guapísimo e inteligentísimo, así que me emocioné cuando supe que estaba esperando cinco chiquitines, a quienes llamamos Alfonso, Eduardo, Rodolfo, Bimba y Lola, pues a mi hermana y a mí nos parece gracioso que las personas les pongan nombres de humanos a los perros, así que decidimos ser parte de ello”.


Si hubiese sido por María Lorena, se hubiera quedado con los cinco cachorros, pero no es tan viable cuidar a 7 goldens. “Desde que supe que tendríamos a 5 nenenes —como les decimos en casa— empecé a buscarles familia, tratando de que fueran personas conocidas para que los hermanitos se pudieran seguir viendo. Misión que pude lograr y, hoy en día, juegan casi todos los fines de semana junto con Gia y Teddy”.


Sin embargo, de la camada, María Lorena no se pudo desprender de Eduardo, ya que su físico se parece mucho al de Teddy. “Eddy, como le decimos por cariño, tiene el porte y la personalidad de su papá. Así que lo llamamos Eddy, el heredero”.


Ahora, con tres golden en la finca de su papá, María Lorena ha comprendido que la casa se llena de más travesuras, por lo que la opción es reírse para no llorar. “Un día les di de comer a todos y dejé la bolsa del alimento sobre una mesa alta. ¡Mala idea! Gia se trepó en dos patas para agarrarla. Luego se la llevó a pasear hasta que, en una curva, la bolsa salió volando y todos corrieron —como si se tratase de una piñata— para comerse el alimento, tal cual unas gallinitas”.


Ya luego de tantas tremenduras, María Lorena conoce la personalidad de sus perrunos. “Teddy es juguetón, pero tranquilo. Gia tiene batería triple A todo el tiempo y, si ve agua, se multiplica (risas). Eddy está en la etapa de morderlo todo, pero duerme bastante aún”.

A los tres les encanta correr y jugar para ejercitarse, pero necesitan ver el mar, así que María Lorena los lleva cuando puede a la playa junto con un buen cepillo de pelo, un secador, además de miles de toallas. “Allí corren de una al mar, se tiran a nadar, salen y se revuelcan en la arena. ¡Es un espectáculo!, aunque no tanto el proceso de bañarlos, pero lo hago mil veces, pues sé que se divierten muchísimo”.


Y hablando de diversión, María Lorena recomienda una marca de juguetes buenísima para los perros grandes: Kong, ya que prácticamente es indestructible. “Los treats orgánicos de Castor & Pollux les encantan. En cuanto a la ropa, casi que tengo que ir a Poppy’s a comprarles cosas nuevas, porque no les queda nada. ¡Son osos enormes! (risas). Y cuando los llevo de paseo por la ciudad, mi elección es Café Unido, pues les brindan agua, cariño y, además, ¡conocen a otros perros!”. Si hablamos de veterinaria, María Lorena adora a Von Fuster. “No hay nada mejor que una doctora que realmente ame a los animales y la Dra. Raquel es lo máximo”.


María Lorena no solo comparte su corazón con sus adorados goldens, sino también con Ricky, mejor conocido como Elfoodietimes, quien se encariñó con Rodolfo. Así que se lo obsequió por San Valentín. Ahora, mientras se prepara para una próxima campaña como modelo, recuerda sesiones donde lució bikinis de Mena Swimwear, rodeada de sus bellas mascotas en la finca de su padre.



Conoce más de ellos en:


@Mlorenamassot

@Teddythegoldennugget

6 visualizaciones0 comentarios