Buscar

María Valeska Quintero: Arte con sabor a chocolate

La familia de su esposo creó un concepto donde se unen dos grandes pasiones: el cacao y las expresiones artísticas, para generar un producto tan sublime que los degustadores a veces no saben si comerlo o dejarlo como un accesorio de decoración. El éxito fue tanto en Venezuela, su país natal, que no dudó en traerlo a Panamá, donde está logrando revolucionar los paladares de quienes aman el chocolate


Dulce Pérez Colmenárez. Fotos por Gonzalo Picón @gonzalopicon


Un chocolate es ese alimento que nos genera una grata sensación de bienestar, porque, al comerlo, hace que nuestro organismo libere endorfinas, las cuales se encargan de darnos felicidad plena y hasta nos ayudan a aliviar algún dolor. “Cuando se derrite en tu boca, experimentas la dulce sensación de estar enamorado; por ello, siempre quieres comer más y más”.


Con este símil, María Valeska nos confiesa que es una total fanática del chocolate. En su juventud, siempre tuvo la necesidad de probar todos los que fueran posibles, pero nunca pensó en que podía dedicarse a la bombonería. “Hasta que mi esposo Gonzalo me propone desarrollar Cacao Lab en Panamá, con el objetivo de crear un producto que combine lo delicioso del cacao con finos y artísticos detalles, lo cual resultó ser una genial idea. Él tiene importantes conocimientos en fotografía y gastronomía; yo me especialicé en diseño de joyas y a ambos nos encanta el arte y amamos lo dulce. Así que todo encajó perfectamente”.


Fue así como le dieron vida a un concepto fenomenal que se basa en el uso del chocolate fino y galardonado, el cual se combina con otros sabores de dioses (dulces, cítricos, frutales…), se expande en bellas formas y se entrega en cajas muy delicadas y hermosas. “Este proyecto lo arrancamos con un cacao de origen venezolano y de altísima calidad, como es el producido por chocolates Franceschi, el cual ha sido premiado internacionalmente en muchas ocasiones. Esto fue clave para armar un producto excepcional, incluyéndole también productos locales que dan origen a nuestra propuesta creativa”.

“Nos esmeramos en combinar tonos, sabores y texturas sin dejar de innovar, a fin de que nuestros clientes siempre cuenten con algo nuevo”

La mezcla de sabores es fundamental para Cacao Lab Panamá, característica que le ha permitido lograr un alto reconocimiento en el gusto panameño, a quien le encanta probar sabores únicos y especiales. “Nuestros bombones pueden estar rellenos de naranja con amaretto, cereza con whisky, mazapán, crema de capuchino o key lime pie. Cada uno tiene un significado para nosotros, ya que nos evoca un recuerdo de la infancia, un viaje o un cóctel”.


Cacao Lab Panamá no solo brinda sabor, sino también una obra de arte comestible gracias a sus formas tan bellas y especiales. “Nuestros bombones han pasado por rigurosos procesos de diseño, incluyendo el perfecto atemperado del chocolate, para que luzcan brillantes y hermosos. Además, nos esmeramos en combinar tonos, sabores y texturas sin dejar de innovar, a fin de que nuestros clientes siempre cuenten con algo nuevo para probar”.


En cuanto a los diseños de los productos, María Valeska nos confiesa que su profesión de orfebre, pasión por la pintura y estudios en vidrio artístico la han ayudado a concebir combinaciones vibrantes y contrastantes para encantar al panameño. “Realizar una pieza única de joyería a mano me ha permitido tener la paciencia y dedicación, para pintar a detalle cada uno de nuestros bombones”.


Con relación al concepto de sabores, el responsable de la mezcla es su esposo, quien crea y hace la mayoría de los rellenos. “Su creatividad y presencia son primordiales no solo por su experiencia en la gastronomía, sino porque enaltece con su trabajo fotográfico todo lo que hacemos con la marca”.



Y, aprovechando el gran conocimiento que tiene en bombonería, no podíamos dejar de preguntarle cuál sería su maridaje perfecto: “Desde un bombón de avellanas o ganache de almendras con una taza de café o té hasta un bombón de naranja en chocolate oscuro, que se combine con un buen whisky o ron”.


Si todavía no has probado los bombones de Cacao Lab Panamá, María Valeska te hace una recomendación: “Es importante saber si te gustan los frutos secos o licores, sabores dulces o cítricos. Aunque nunca te decepcionarán nuestro caramelo salado, combinaciones de licor o el de maracuyá que, por cierto, es uno de los más vendidos. No dejes de pedir nuestra presentación de bombones y tabletas, para que degustes nuestro arcoíris de posibilidades”.


Para 2022, Cacao Lab Panamá espera tener su primera colección de trufas y ofrecer catas privadas de bombonería, que tendrán el apoyo de una persona muy especial para María Valeska. “Mi hija es la motivación de mi vida. Además, es la primera colaboradora de nuestra marca, ya que nos ayuda a ordenar y limpiar los moldes, armar las cajas de entrega, empacar, diseñar las tarjetas de regalo que van con nuestras presentaciones y hasta hacer videos promocionales. Así se ha convertido en nuestra principal catadora, ya que heredó de mí el gusto por el chocolate”.


Síguela en:

@mariavaleskaq

@cacao_lab_pty

20 visualizaciones0 comentarios