Buscar

¡Visitas repentinas! Cómo atenderlas sin morir en el intento

Es miércoles en la tarde y te llaman tus amigas para decirte que van ya para tu casa. Lo malo es que acabas de llegar del trabajo y no tenías nada pensado o preparado. Súmale que el domicilio tarda, como mínimo, 40 minutos en llegar; pero como tú aplicas el refrán de “antes muerta que sencilla”, te enseñaré a quedar superbién con algo de picar bien presentado



Verónica Arosemena. Fotos por Laura Escoffery @esco_lens


Casos como estos me ocurren más de la usual; por ello, te quiero compartir mi guía de qué tener siempre en casa para estar listas a la hora de atender visitas inesperadas:



Quesos

Siempre compro un par de quesos ricos, así tenga unos guardados en casa. Puede ser gouda, gouda ahumado, havarti, bellavitano, manchego o brie. Lo importante es que sean de dos tipos: uno cremoso y otro curado, a fin de que podamos sacar una tablita y, en tan solo un par de minutitos, lucirnos regias ante la visita.


Embutidos

De cualquier tipo: pavo, salami o jamón, los embutidos siempre se ven bien acompañando a los quesos; incluso hasta solitos quedan muy bien en una tablita. Además, ahora en Pinterest te enseñan cientos de guías para presentarlos en forma de rosas o lazos, ya que aportan mucho color y sabor a las picadas.



Envasados o enlatados

Un par de estas latitas nos dejan bien mientras vamos preparando algo más. Imagínate unas aceitunas en un bowl lindo, unos mejillones al escabeche, trocitos de pulpo o unos honguitos a la vinagreta… ¡siempre son un rico detalle!; y si le sumamos un paté de campaña con galletillas… ¡una opción que nos dejará elegantísimas con solo abrir unos envases!


Galletas

No siempre, pero algunas veces me pasa que ni un quesito tengo y resuelvo con café o té, acompañado de galletitas bien presentadas, una elección que ayuda a engañar el estómago y que nos da tiempo para preparar algo con más sustancia para estas visitas repentinas.



Congelados

Procuro muchas veces tener empanaditas, arepitas, kibbe y demás tipos de picaditas congeladas, las cuales son una delicia a la hora de saber que viene visita. Solo los coloco en el air fryer o en el hornito y… ¡voilá! Cuando llegan los amigos, están recién hechas y calientitas. Te aseguro que no te tomará más de 5 minutos.


Delivery

Si contamos con un par de horas de maniobra, solo debemos contactar una app o establecimientos con delivery, y quedamos delicadísimas. Por ejemplo, puedes pedir una tabla de quesos en la @LavieenRose o en La Quesería, que ya tienen lista para presentar en la mesa.



En las plataformas de pedidos a domicilio, también disponemos de los mejores caterings con opciones listas o para hornear. Unas de mis opciones favoritas son La Cocina de Sofy, Betzabé, DeGourmet, Dish o Gentile, cuyos productos solo debes emplatar bonito en casa. Por último, está mi amado Grand Deli Gourmet que, a un solo WhatsApp de distancia, está siempre listo para salvarnos la ocasión.


Y llegando a este punto de la historia, les confieso que siempre trato de comprar cositas extras, no solo para las visitas repentinas, sino también para consentir a mi esposo y, por supuesto, a mí (risas).



Por último y no menos importante: los espirituosos

En el bar, es imprescindible tener un buen whisky, preferiblemente The Macallan. También es superimportante guardar en la nevera o vinera un vino blanco y tinto.

Además, recuerda que así como damos una buena impresión a nuestros invitados si nos ven bien vestidos y perfumados, lo mismo pasa con alguna boquita bien presentada en una bandeja hermosa, ya que es la forma que tenemos de demostrarle a la visita el respeto que le tenemos y la ilusión que nos genera su llegada (así sea inesperada o espontánea).


Sígueme en:

@lamesadevero

5 visualizaciones0 comentarios