Anzoátegui: la joya del oriente venezolano

Playas, hoteles de lujo, centros comerciales temáticos, yates para ir al mall, discotecas de moda, vistas espectaculares y atardeceres de ensueño son algunas de las cualidades que te puedes encontrar en Lechería, una ciudad del estado Anzoátegui  en Venezuela  que lo tiene todo para pasarla AUNO y que ahora se conecta con Panamá gracias a Copa Airlines y su vuelo directo desde el Hub de las Américas® hasta el Aeropuerto Internacional General José Antonio Anzoátegui de Barcelona, uno de los más importantes y que abre las puerta de la conectividad a toda la región oriental venezolana

 

Dulce Pérez Colmenárez| Fotos de Lechería, Playa Lido y Playa Mansa por Luis Gerardo Panté @luispantephotography|

Fotos de las edificaciones, Playa Puinare e Isla de Plata por Dulce Pérez Colmenárez @dulcesentidos

_MG_2732 (20).png

Muchos la conocen como “La Aldea”, una de las ciudades más jóvenes de Venezuela y que sorprende gratamente al exhibir una urbe ordenada, con una avenida principal donde sobresalen tiendas y restaurantes de lujo, bordeada por un mar azul turquesa que invita a los lugareños y visitantes a practicar diversos deportes para toda la familia.

Aquí, en Lechería, estado Anzoátegui, la vida es muy relajada, pero sin dejar la diversión y el confort de las ciudades más importantes del mundo; por ello, cuando un turista nacional visita esta tierra, sabe que su sueño ideal sería mudarse a esta joya del oriente venezolano, deseo que también lo expresan artistas de gran data como Luisito Comunica, youtuber mexicano que hace poco adquirió una casa frente al mar, pues “La Aldea” sencillamente lo enamoró.

Y para que tú te apasiones también por Lechería, te dejamos esta guía para que disfrutes la ciudad al máximo, sobre todo si tomas alguno de los tres vuelos semanales (lunes, jueves y sábado) que conectan a Panamá con Anzoátegui a través de Copa Airlines:

Día 1

Desde el Aeropuerto Internacional General José Antonio Anzoátegui, de Barcelona, toma un transporte privado hasta Lechería. Al llegar a la ciudad, puedes comenzar tu recorrido en el Centro Comercial Plaza Mayor y pedir un deseo en la Fuente de la Sirena. Luego de comer en alguno de sus restaurantes mientras vez cómo los yates danzan muy cerquita, ya que se usan como medio de transporte para los que viven en Casa Bote, una prestigiosa urbanización de la zona que te encantará.

Cuando se acerque la tarde dirígete al norte de la ciudad, recorre su Casco Histórico y camina por el boulevard Playa Muerta, donde te encontrarás una edificación espectacular: Árbol para Vivir, diseñada por el famoso arquitecto venezolano Fruto Vivas.

Ya muy cerca del atardecer, sube hacia lo más alto del cerro El Morro, donde te enamorarás de las espectaculares vistas de la ciudad, su mar tranquilo y sus habitantes disfrutando alegremente de las playas. Es el momento perfecto para despejar la mente y respirar el aire más fresco y puro que puedas imaginar.

Ahora, entrada la noche, no puedes perderte de la diversión que programan los restaurantes, bares y discotecas temáticas, las cuales relucen por su confort y diseño de lujo, lo que le da vida a la avenida principal de Lechería y donde conocerás la gran jocosidad que tanto caracteriza al anzoatiguense.

20220905_100430.png
el arbol de a la vida.png
_DSC7176.png
lecherias-8.png

Día 2

En la mañana, después de degustar unas típicas empanadas de camarón o de pulpo como desayuno, ya tienes las energías suficientes para ir a Playa Lido, al norte de Lechería. Su boulevard es amplio, con bellas palmeras, grama artificial y un mar tan tranquilo que te invita a practicar un deporte espectacular: el kitsurf, allí funciona una academia que te facilitará los instrumentos y te ofrecerá los mejores instructores para que vivas una experiencia fenomenal.

Y si vas en plan familiar, ¡no te preocupes!, que la serenidad de sus aguas, grandes toldos y restaurantes cercanos que te llevan la comida a la playa harán que pases una estadía genial. Ahora, observa la hora y si se acercan las cuatro de la tarde, lo ideal es que vayas guardando tus implementos playeros, para que te dé tiempo de llegar a Playa Mansa, donde te fascinarán sus coloridos atardeceres llenos de mucha magia, perfectos para divertidos spots fotográficos. Recuerda disfrutar de sus columpios sobre la arena, ¡te encantarán!

_MG_8265.png
20210817_183701.png

Día 3

Hoy es un excelente día para ir a la Marina Américo Vespucio, muy cerca del famoso Hotel Maremares, donde abordaremos un yate que nos llevará a un full day por el Parque Nacional Mochima, el cual incluye paseos por la Isla El Faro, la bahía del Silencio y Playa Puinare. En este último espacio, te recomendamos hacer una especial parada donde la pasarás entre aguas cristalinas y azul turquesa, ideal para nadar, explorar y hacer un brindis con algunos de los coctelitos tropicales que ofrecen los restaurantes coloridos y sabrosos de la zona.

puinare-18.png

Día 4

Ahora nos vamos al embarcadero de Guanta, a una hora de Lechería, para tomar un bote que nos llevará a la Isla de Plata, un lugar pequeño pero que posee un atractivo inigualable. Su arena blanquecina se conjuga con un mar muy sereno, por lo que es el lugar ideal para descansar y renovar energías antes de partir, al día siguiente, al Hub de las Américas.

En cuanto a su gastronomía, la isla cuenta con churuatas que sirven de restaurantes donde se preparan deliciosas sopas de mariscos o pescado, tostones con ensalada y queso, además del típico pescado frito acompañado con frías cervezas.

Con estos ricos sabores y la imagen de esta isla, cuyo mar tiene la cualidad de reflejar un color plateado, nos despedimos de Anzoátegui, esperando vivir una nueva aventura en este Diario de un Viajero.

12.png
14.png

Agradecimientos especiales a:

@luispantephotography

@copaairlines

www.copa.com

Ediciones anteriores:

Diario de un Viajero