Buscar

Andrea Ferro: Un apasionado de la italianidad

Su vida está ligada a los vinos italianos y, en una búsqueda por promocionarlos en nuestras tierras, se encontró con su verdadero paraíso terrenal, donde el clima tropical, su gente cálida y una economía en constante crecimiento lo hicieron tomar una gran decisión: ser parte del gentilicio panameño



Dulce Pérez Colmenárez. Fotos por Juan Vírgüez


Esta entrevista la abrimos con una excelente noticia gastronómica; y es que Andrea Ferro acaba de crear un vino AUNO, que se define como un Blend Primitivo, Negroamaro y Sangiovese. ¿El nombre?, nada mejor que llamarlo Imperiale 722. “Este vino es el resultado de una experiencia en el sector vinícola de más de una decada, donde logramos obtener una sinergia entre la identidad italiana y el paladar latinoamericano, una joya que podrás encontrar solamente en los mejores restaurantes de Panamá, para que los comensales más exigentes realmente puedan celebrar con un vino imperial”.


Ahora bien, ¿y cómo empezó este relato? Para ello, debemos ir al instante en que a Andrea le pareció una gran idea ir a nuestro país para promocionar su negocio de vinos, aprovechando que contamos con una excelente oferta gastronómica y de gran calidad. “Pensé que, para seguir apoyando este negocio pujante, se requeriría de excelentes vinos y nada mejor que los italianos (risas). Idea que fui desarrollando sin perder la noción que adaptar nuestro mercado a un área tan tropical como la panameña requeriría de encanto y de un fino arte para domar las complejidades, ¡y así lo hicimos!”.

Para mí, cada bodega, vino o proveedor es una experiencia única; por eso, jamás dudaré en seguir con este proyecto que me permite realzar la italianidad a través de excelentes vinos, que pronto serán distribuidos en toda Centroamérica

Durante su travesía, se enamoró de nuestras playas y el sentir caribeño; sucumbió con Boquete, donde aprendió toda la complejidad que existe alrededor de nuestro café, y se cautivó con la vibrante energía de Ciudad de Panamá con sus planes y escenarios tan únicos, que pronto se transformó en su verdadero paraíso terrenal donde sus vinos “se vuelven ideales para un maridaje exitoso”.


Afirmación que asevera con ímpetu, ya que el hecho de nacer y criarse en Italia le han dado la oportunidad de conocer muy bien las notas de los vinos italianos, las cuales sobresalen de acuerdo con su región y cepa. “Es una total delicia disfrutar de un Imperiale 722, cuyos tonos intensos y afrutados combinan muy bien con una pasta o plato liviano; o un Amarone con taninos aterciopelados, que brindan un final largo y elegante. ¡Imagínate saborearlo con una buena carne, embutidos o quesos!”.


Así Andrea nos relata la inmensa variedad de vinos que hay en su país, que te hacen viajar a sus zonas de orígenes y que combinan perfectamente no solo con los productos locales panameños, sino también con cualquier exigencia gastronómica del visitante del mundo, que tanto caracteriza a nuestro turismo.


Y en esta constante búsqueda por encontrar y ofrecer excelentes vinos, inició hace más de trece años una relación comercial con Famiglia Marrone, una bodega que se ha convertido en parte de su familia, ya que fue una de las primeras casas en apoyar su carrera. “Compartimos la misma pasión por la italianidad y por la inquietud de conocer el paladar y las exigencias gastronómicas de distintas partes del mundo. Así surge esta alianza que busca dejar el nombre de Italia en alto sin dejar de entender el mundo que nos rodea”.



Tomando en cuenta esta genial idea y en vista de su gusto por radicarse en Panamá, Andrea tuvo otra creación: la Vicioteca, una ventana al maravilloso mundo de los vinos italianos desde nuestra urbe. “Es una tienda boutique donde puedes encontrar lo mejor de la italianidad en vinos, ya que se pasea por todas sus regiones: desde el Piemonte hasta la Puglia. De esta forma, logramos ofrecer una variedad de proseccos y espumantes de nuestra divertida y elegante marca Astoria, que se adaptan a los paladares universales. Otras casas top son Berlucchi y Varvaglione, las cuales son aclamadas a nivel mundial. Así creamos un pequeño baúl de tesoros dentro de nuestra galera que te creará el vicio por volver”.


Además de ofrecer productos de gran fama, Vicioteca ha evolucionado el concepto de partner comercial con sus clientes, al ofrecer vinos de venta exclusiva en determinados restaurantes. “Pronto traeremos productos gastronómicos italianos, además de seguir planificando eventos y diversas actividades que nos hagan siempre estar en la mente de los panameños”.


Otros de los éxitos que ha tenido Andrea en nuestro país ha sido crear alianzas productivas con restaurantes locales, donde ha podido enseñarle al comensal las ventajas y virtudes de los vinos italianos. “De acuerdo con mi visión, los entrenamientos y capacitaciones que ofrecemos en los restaurantes y comercios aliados son importantes, por ser la forma ineludible de elevar la experiencia del comensal”.

Cuando tu trabajo te apasiona, es difícil dejar de pensar en seguir evolucionando

Y como no todo puede ser trabajo, Andrea nos confiesa que también le encanta conseguir tiempo para practicar paddle, tenis, boxeo, fútbol y algún deporte que le permita compartir con los amigos. “Aunque si les soy sincero, en este preciso instante, tengo la fascinación por estar más en familia, ya que recién me acabo de casar con Oriana, una inteligente mujer que conocí hace ocho años y que, por cosas del destino, la volví a encontrar hace poco. Su destreza en las ventas, profesionalismo, hermosura y pasión la han convertido en mi pareja ideal y actual socia inseparable de vida”.


Conoce más en:

@Vicioteca.store

5 visualizaciones0 comentarios