Buscar

Historia

Ventura Arquitectos se fundó formalmente en 1995 por el arquitecto Jaime Ventura Cervera, presidente de la compañía. Años más tarde con la vinculación de sus dos hijos —ambos arquitectos—, se convertiría en una compañía familiar.


Así, desde muy temprana edad, la pasión por la arquitectura demostrada por Jaime Nicolás Ventura Álvarez —CEO de la compañía— ha derivado en una constante formación y perfeccionismo, que define su entusiasmo por el potencial que ve en el diseño, lo cual se transforma y evoluciona de tal manera que lo diferencia de sus pares


“Buscamos una arquitectura que trascienda a través del tiempo”

Es precisamente esta actitud proactiva la que le ha permitido superar importantes limitaciones y afianzar su filosofía empresarial, una arquitectura vanguardista que se manifiesta y traslada a todas las obras de compañía.


De esta forma, Ventura Arquitectos ha fundamentado su práctica evolutiva según la transformación que ha sufrido Panamá durante los últimos 40 años. La incursión de nuevas tecnologías y un pensamiento autocrítico ha llevado a la firma a crear estrategias de sostenibilidad y autosuficiencia, que permitan crear consciencia en la manera de gestar proyectos y obras constructivas en nuestro país.


Gracias a este crecimiento, la labor de Ventura Arquitectos busca asegurar que nuestras ciudades y edificios se ajusten, adapten y transformen a la manera en que queremos vivir, según las variantes, parámetros y necesidades que se requieran para cada caso en específico.


Además, su obra se caracteriza por ir ligada principalmente al respeto y diálogo con el entorno donde se desarrolla, de tal forma que cada obra representa lo que cada zona necesita realmente. Este trabajo se define como un vínculo potente para conectar espacios con la parte humana y sensitiva. De esta manera, se busca un dinamismo arquitectónico en todas las intervenciones, donde prevalece un estilo contemporáneo marcado por dicha conexión de los espacios, de manera diáfana y cognitiva.


Y es que, sin lugar a dudas, la firma busca crear ideas y espacios que trasciendan en el tiempo, con una visión a futuro de al menos 10 años, con lo cual se obtienen obras representativas y con proyección urbana.


Esta filosofía le ha permitido operar, actualmente, en Nicaragua, República Dominicana, México, Costa Rica, Argentina, El Salvador y Panamá. En este último, la compañía funge como su sede matriz, en la cual se han desarrollado obras icónicas como Pacific Center, The Towers y Ventura Office.


En cuanto a reconocimientos, durante el año 2000, el arquitecto Jaime Ventura Cervera obtuvo el premio al mejor proyecto de renovación arquitectónica por su trabajo en la Casa Matriz del Banco Uno de Panamá y, no mucho después, la mención honorífica por el proyecto Club Ecuestre de Coronado.


Como uno de los premios más conmemorativos que ha recibido la firma, se destaca el Premio Magno, Obra Excelsa en el año 2017, por su proyecto Ventura Office, y dos años más tarde obtuvo la misma distinción por el proyecto The Towers. Por otra parte, la firma ha recibido menciones y distinciones en diversos concursos, entre ellos, el primer lugar para el diseño del proyecto de la Nueva Asamblea Legislativa de Costa Rica.


EL TALLER

El Taller de Ventura Arquitectos es el primer contacto, inspiración y evolución de los proyectos a través de la arquitectura.


Este espacio se compone de estaciones de trabajo para el equipo de arquitectos, salas de reuniones, áreas de soporte y espacios complementarios. Como “telón de fondo”, se vislumbra un jardín de piedra y bambú que envuelve el muro perimetral, lo que ofrece una vivencia más amena y confortable desde el interior.


Sobre el primer alto, se desarrolló una mezzanina con las oficinas de administración, archivo, contabilidad, licitaciones y presupuestos, sala de juntas principal y el despacho principal, además de la oficina de gerencia administrativa de proyectos.


De esta forma, Ventura Arquitectos demuestra que la función es lo más importante en la arquitectura, pero función sin sensibilidad es solo construcción, por lo que —aunque la distribución espacial obedece a un programa arquitectónico que cumple minuciosamente con las condiciones impuestas por la necesidad— no se descuida en ningún momento la imagen del edificio, la cual respeta los materiales de construcción y su proceso, en los que se resaltan sus propiedades estéticas: concreto, madera, vidrio y acero, combinados de forma balanceada con gran sentido de proporción y orden para dar forma e identidad a esta obra.


Conoce más en:

@venturaarquitectos

32 visualizaciones0 comentarios