Buscar

Miranda Martínez Caballero: Excepcional inteligencia

Aunque suene sorprendente, desde los 4 años de edad empezó a leer y, en tan solo meses, perfeccionó sus habilidades y expresó por ello gran interés por la literatura. Así que sus padres no dudaron en narrarle cuentos que atesoraba con mucha atención, tanto que empezó a interpretarlos y sacar sus propias conclusiones. De un texto pasó a coleccionar varios libros hasta armar su propia biblioteca en la habitación, pasión que expresaba en el aula y que le valió varios reconocimientos por parte de su escuela. Hoy, vamos a conocer a Miranda, una niña superdotada que nos demuestra, día a día, que todo se puede lograr con constancia y amor, sin dejar de pensar en el bienestar del mundo y de nuestra sociedad



Dulce Pérez Colmenárez| Fotos por Juan Vírgüez


Aprendió a leer y escribir desde muy pequeña, lo que sorprendió a sus maestros y llenó de mucho orgullo a sus padres, quienes la apoyaron en la decisión de redactar cuentos cortos en los que ya se podía apreciar su interés y vocación para las letras.


“Además de la literatura, Miranda expresó su amor por los animales y la naturaleza. Este interés hizo que se enterara de un tema alarmante: la contaminación en el medioambiente, por lo que quiso aportar su granito de arena para salvar el planeta a través de la redacción del cuento The last spot, historia que busca crear conciencia en los infantes sobre la importancia de cuidar a nuestro ecosistema”, apunta Tania Caballero, publicista y madre de la hermosa Miranda.


Los protagonistas de este relato son varios animalitos, víctimas inocentes del nivel de polución que existe en el mundo. “Ellos no dañan el planeta, pero sufren en gran escala los efectos de la contaminación que generan los humanos”, apunta Miranda. Esta historia cautivó a sus padres desde la primera vez que la leyeron. “Estaba tan bien redactada y contenía un mensaje de gran valor que lo compartimos con nuestros familiares y amigos, a quienes también les fascinó. Así que, con el fin de motivarla en el desarrollo de su talento, decidimos publicarla en Amazon”, acota Tania.


La ilustración de este genial cuento estuvo a cargo de su amiga Milla Álvarez, de 14 años de edad, y la diagramación, de una editora local. En ese momento, los padres de Miranda no se imaginaban el éxito que su hija iba a cosechar. “La receptividad que tuvo el libro fue tan excelente que la Embajada de la República Dominicana en Panamá y el Instituto Nacional de Dominicanos en el Exterior (Index) para el Hub de las Américas le otorgaron un reconocimiento muy especial al designarla Orgullo Dominicano y Dominicana Destacada en el Exterior”.


Esta distinción le permitió conocer más a fondo los alcances del Index, institución con la cual ya está programando dictar clases de inglés a niños de bajo recursos, acto que manifiesta la gran bondad que Miranda tiene en su corazón.



Esta decisión no es sorpresa para sus padres, ya que, desde muy pequeña, ha sido muy independiente y disfruta mucho cuando todo lo efectuado por su cuenta le sale muy bien, excelente actitud que fue galardonada por la ABC Bilingual School de San Salvador, su antigua institución educativa, que le otorgó varios reconocimientos por su capacidad de liderazgo.


Adicionalmente, ha realizado diversas jornadas de lectura con escuelas de Chicago y Nueva York, las cuales también le han otorgado otros reconocimientos por su labor. “El feedback ha sido muy positivo. Al igual que nosotros, el Boston School International (donde es estudiante meritoria) y sus profesores están muy orgullosos de sus logros. Cada uno de ellos la motiva a continuar escribiendo para que siga cosechando muchos éxitos”, apunta emocionado Rommel Martínez, padre de Miranda y director general de una importante compañía aseguradora.


Ahora, a sus 12 años de edad, se encuentra redactando su próximo libro que ha titulado La caja. “Narra la historia sobre el balance que debe existir entre ser una persona independiente y estar abierto a recibir el apoyo de los demás”, explica Miranda, dejando ver su agudeza a la hora de analizar el entorno de la sociedad en que vivimos.


Además de esta excepcional historia, está enfocada en impulsar su tienda online que ha denominado El Clóset de Miranda, que creó en los primeros meses de la pandemia. “Un día, nos expresó que quería un artículo muy particular y no podíamos salir a comprarlo debido a las medidas de restricción, razón por la cual lo buscamos en internet y, dadas las dificultades que tuvimos para conseguirlo, pensamos en crear un marketplace, orientado al mercado norteamericano por el tipo de piezas que expone. Sin embargo, en los próximos meses, vamos a rediseñarlo para enfocarlo más al mercado panameño e impulsar la idea de que, parte de las ganancias, será orientada a contribuir con las fundaciones que ayuden a cuidar a la fauna y flora del planeta”, aclara Tania.


Este es un anhelo que se compagina con su deseo de estudiar Biología Marina, para proteger los mares y todo su ecosistema, por lo que se está esforzando mucho para aprender mandarín y japonés, a fin de expandirse profesionalmente en diversas partes del planeta.


“Ahora, es posible que incursionemos en el mundo de los NFT (token no fungible), para darles valor a los hermosos dibujos digitales que Miranda tiene guardados, y es que cada uno de sus planes está realmente alineado con todo lo que la motiva […] Estamos seguros de que seguirá cosechando muchos éxitos en su vida”, concluye Rommel.


Conoce más de ella en:

@elclosetde_miranda


13 visualizaciones0 comentarios