Buscar

ModernIstmo

Si bien la tendencia moderna en la arquitectura mundial se desarrolló entre 1925 y 1965, no es sino hasta finales de la década de los cuarenta cuando comenzamos a ver grandes ejemplares de esta tendencia arquitectónica en Latinoamérica, y Ciudad de Panamá no podía escaparse


Humberto Pappaterra| Fotografía por Juan Vírgüez @capitolioproducciones

Antes de continuar estas líneas, es importante tomar en cuenta de que el modernismo como movimiento se organizó bajo la premisa del racionalismo, que corresponde a un período de la arquitectura del siglo XX. Por esta razón, es relevante separar la tendencia moderna de lo actual o contemporáneo, ya que corresponden a lapsos distintos de tiempo.


Siguiendo con mi llegada a esta ciudad hace ya tres años, les confieso que no he dejado de recorrer sus calles sin el ánimo de descubrir nuevos elementos. Así fue cómo empecé a notar la presencia de muchos ejemplares modernos, que no solo son vivos modelos de la buena arquitectura, sino que además se destacan por ser protagonistas de la tropicalización de un movimiento que no le teme a adaptarse a los embates de nuestras latitudes.


En una ciudad donde todo lo hacemos dentro de un medio de transporte, obviamente vamos descubriendo detalles cuando decidimos caminar con ojos que desean saltar la cotidianidad. Así, al desplazarnos por Marbella, Bella Vista y, especialmente, El Cangrejo vamos apreciando la arquitectura moderna de nuestra ciudad.


Había tenido la oportunidad de contemplar los edificios, pero tenía la curiosidad de saber sus historias. Un día navegando por Instagram, me encontré con la cuenta @modernpty, donde hablaban de la arquitectura de la ciudad mientras ofrecían diferentes tours al público, a través de caminatas informativas para mostrar lo mejor de la arquitectura moderna de Panamá. Lo que comenzó como una simple admiración ciudadana, se convirtió en una experiencia cultural y arquitectónica gracias a su equipo.


Comenzamos el recorrido por El Cangrejo. Aquí, primero apreciamos el edificio La Florida, diseñado por el arquitecto José F. Calviño y que, con sus generosos aleros y bloques calados, engalanan la esquina mientras se protege del sol y la lluvia del istmo tropical.

La caminata continúa y, en cada calle, hay una anécdota que se hace más interesante gracias a la voz de Daniel González. Así, cada edificio no solo está ligado a su diseño y arquitectura, sino también a una historia familiar o algún acontecer de la ciudad que va siendo narrado a lo largo del camino.

Por ejemplo, muchos de las construcciones tienen nombres de mujeres como la Reina, un espectacular ejemplar de líneas curvas, grandes volados e imponente marquesina de entrada, cuyo nombre responde a la esposa del dueño del edificio para el momento de su construcción.


También nos encontramos al Tiquiyoli, un edificio que maneja la ventilación y la iluminación tamizado con sus bloques ornamentales en el núcleo de circulación. El mosaico blanco y negro recubre sus áreas sociales, un recurso muy utilizado en la época como material para recubrir las paredes, además de hacerlas ornamentales y de bajo mantenimiento.

El tour dura hora y media y, sin duda, hay muchas edificaciones importantes entre los que destaca, de acuerdo con mi apreciación, el Esses, por reunir muchos de los recursos necesarios para la tropicalización de la arquitectura moderna.

Esta construcción fue diseñada por la firma Schay y Holzer con su sello característico: uso de aleros en las ventanas, los brise soléis para proteger las aperturas del sol y el viento, los bloques calados u ornamentales para aumentar la ventilación y tamizar la luz. Cabe destacar lo claro y elegante que es el lobby y, hasta la fecha, aún conserva su elevador original.


Agradecimientos a:

@modernpty

Sígueme en:

@manifiestoesto

59 visualizaciones0 comentarios