Buscar

SIAR 2021- Un nuevo Montblanc 1858 Split Second Chronograph Edición Limitada 100

Para el Salón Internacional Alta Relojería (SIAR) de este año, Montblanc desvelará el Montblanc 1858 Split Second Chronograph Edición Limitada 100 que está inspirado en los legendarios relojes profesionales de Minerva de la década de 1920 y 1930.Estos relojes históricos fueron concebidos para la exploración, lo cual también ocurre en esta nueva edición limitada. Este reloj, que ha descubierto el mundo de los volcanes, combina una caja de 44 mm en DLC negro con una carátula de obsidiana negra y detalles contrastantes en blanco y amarillo


Foto por cortesía de la marca


Una carátula negra elaborada a partir de obsidiana mexicana

La obsidiana negra es un cristal volcánico natural que fue utilizado en el México antiguo para la creación de amuletos y joyería. Los mayas y aztecas lo conocían como "el dios de la piedra" y la usaban como un talismán de buena suerte. Hoy en día la obsidiana sigue siendo apreciada por sus cualidades protectoras que actúan a modo de escudo contra la energía negativa.


La carátula negra, proveniente de México, está elaborada a partir de la piedra de obsidiana que se deja en su forma natural sin ningún tratamiento y que ha sido pulida a mano con el fin de revelar su belleza innata. Gracias a este distintivo material, cada reloj es diferente a los otros.


El nuevo Montblanc 1858 Split Second Chronograph Edición Limitada 100 ofrece un misterioso fondo texturizado para las indicaciones del cronógrafo, sobre todo cuando se combinan con manecillas y números blancos, así como detalles en amarillo que proporcionan una alta legibilidad.


Una caja de titanio negro

La caja del Montblanc 1858 Split Second Chronograph Edición Limitada 100 está hecha a partir de titanio negro azabache, el cual se logra mediante el uso de un tratamiento de carbono tipo diamante (DLC, por sus siglas en inglés): la intensidad del color negro tiene una clasificación de "Negro 4", que se supone es el nivel más alto posible de negro.


Esta profundidad de color se crea gracias a minúsculas esférulas de vidrio, las cuales son lanzadas en chorros a alta presión contra el metal, creando una textura microscópica a la cual el recubrimiento de DLC se puede adherir casi de manera indisoluble. Este proceso da como resultado un fino acabado mate en la superficie de la caja, que posteriormente recibe un acabado satinado, mientras que los cuernos son pulidos y biselados para acentuar sus ángulos.


Gracias a esta composición especial, el recubrimiento DLC proporciona un acabado resistente a ralladuras, mientras que la base de titanio permite que la caja sea ultraligera con una baja conductividad térmica.


Un movimiento de manufactura de lujo

El Montblanc 1858 Split Second Chronograph Edición Limitada 100 está equipado con el calibre de cronógrafo monopulsador de Manufactura MB M16.31 de cuerda manual elaborado a mano, que se produce en la Manufactura de Villeret. El movimiento presenta una complicación de cronógrafo de fracciones de segundo "rattrapante" con manecillas para las fracciones de segundo/segundero central y un contador de 30 minutos. Este complejo mecanismo permite medir los intervalos intermedios sin interrumpir la medición en curso de un mayor tiempo transcurrido.


Una escala telemétrica se encuentra alrededor de la parte exterior de la carátula, junto con una escala taquimétrica (base 1000) al centro con la forma del caparazón de un caracol, ambas características legendarias de los cronógrafos de Minerva.


La tapa trasera revela el calibre de cronógrafo monopulsador de Manufactura MB M16.31, el cual obtiene su inspiración a partir de los calibres originales de Minerva 19-09CH de 1909, así como su evolución, el 17-29, desarrollado en la década de 1930, los cuales fueron usados tanto en relojes de bolsillo como en relojes de pulsera.


El calibre MB M16.31 es particularmente hermoso, gracias a sus tradicionales acabados a mano, tales como el patrón “Côtes de Genève” elaborado con una máquina histórica que se maneja manualmente, así como los acabados caracoleados hechos a mano y los ángulos internos pulidos a mano, todos los cuales se realizan en la Manufactura de Montblanc en Villeret. Ya que se inspira en los movimientos históricos de cronógrafo, presenta la flecha de Minerva en el extremo del bloqueador y está combinado con el puente en forma de V cuyo diseño fue creado en 1912.


El calibre cuenta con dos ruedas de volante para la complicación de cronógrafo y fracciones de segundo, embrague horizontal, una reserva de marcha de 50 horas, así como una rueda de volante grande con 18 tornillos que late a la frecuencia tradicional de 2.5 Hz / 18,000 A/H. El reloj se completa con una correa de piel de caimán negra y costuras blancas.


Sobre la Manufactura de Montblanc en Villeret

La Manufactura de Montblanc en Villeret es un lugar sumamente especial donde los relojeros poseen el conocimiento técnico para producir un movimiento de inicio a fin y fabrican todos los componentes principales de manera interna, tales como las placas y puentes en Maillechort, junto con la decoración tradicional elaborada a mano.


La totalidad del órgano regulador también se fabrica internamente, incluyendo la espiral. Desde el sótano donde las barras de diferentes metales en bruto esperan ser afinadas con herramientas, hasta los pisos superiores donde los relojeros ensamblan los movimientos y ponen los relojes en cajas, existen sólo pocos lugares en el mundo de la relojería parecidos a Villeret.


Antes de la etapa de ensamblado, cada componente pasará por el taller de acabados tradicionales de la manufactura, donde el patrón “Côtes de Genève”, los ángulos internos, la decoración perlada y el biselado se llevan a cabo siguiendo las técnicas tradicionales que todavía utilizan los tallos de la planta de genciana para otorgar el último toque de pulido.


Montblanc- Un relojero suizo desde 1858

La relojería de Montblanc se basa en una configuración única que junta dos manufacturas, una situada en Le Locle y la otra en Villeret, en el macizo del Jura suizo.


La historia de la relojería de Montblanc inició en 1858 cuando el Sr. Charles-Ivan Robert fundó un taller de relojes en el valle de Saint-Imier. Esto marcó el inicio de la histórica era de Minerva. A finales del siglo XIX, sus relojes de bolsillo empezaron a obtener reconocimiento por su sistema de bobinado desde la corona. El éxito de la Manufactura de Minerva hizo que la compañía se convirtiera en un especialista líder en cronómetros y cronógrafos para medir pequeños intervalos de tiempo con alta precisión durante el siglo XX.


Hoy en día, los relojes Montblanc continúan la travesía de más de 160 años de la historia de Minerva a través de cuatro líneas de productos de alta relojería: Star Legacy, Heritage, Montblanc 1858 y Bohème, las cuales vinculan el pasado con el presente mediante el diseño, estilo y la innovación técnica.

Conoce más en:

@montblanc

15 visualizaciones0 comentarios