top of page
Buscar

Toni Núñez:“Me gusta disfrutar la vida en cada pequeño detalle”

No solo es chef ejecutivo y propietario del restaurante español A-Banda en el área de Marbella, sino también le encanta degustar ricas comidas, catar buenos vinos, viajar por el mundo y, sobre todo, rodar en moto. Aficiones que, a veces, las hace todas al mismo tiempo, ya que Toni tiene algo muy especial: sabe vivir al máximo

Dulce Pérez Colmenárez. Fotos por Luis Gómez @gomezsufilms


Comenzamos este Gente AUNO rodando en moto para estar más en contacto con la naturaleza y la magia del aire libre, y es que nuestro entrevistado tiene una pasión muy particular: manejar moto hasta el punto de que la rodada forma parte de su personalidad.


Así va conociendo Centroamérica, mientras visita excelentes bodegas de vinos y degusta buenos platos de la zona recorrida. “Es una manera de desarrollar parte de la locura que todos llevamos internamente”. Gracias a esta genial experticia, nos asegura que la moto perfecta para recorrer toda nuestra región es la BMW GS1250 Adventure. “Impacta por ser muy cómoda, segura, con buena capacidad de equipaje y excelente amortiguación si toca enfrentarse a caminos malos”.


Estos relatos de aventura nos confirman que, cuando se viaja, se avivan emociones y se guardan ricas experiencias, sensaciones que Toni trata de recrear a través de su cocina. “Me gusta activar la memoria de mis comensales para avivar sus recuerdos, porque una buena comida debe transportarte a otra época de tu vida, a otros lugares y, por supuesto, a la casa de tus abuelos y tus padres. También te puede trasladar a ese viaje cuando probaste aquella comida por primera vez; por ello, en A-Banda, la memoria gustativa se tiene muy en cuenta”.


Y hablando de recuerdos, Toni nos cuenta que, desde niño, le atrajo mucho el arte de cocinar. “Mis abuelos tenían un restaurante en Gandía, Valencia, y mis padres en Almería, España. Yo era muy observador y fui aprendiendo de manera espontánea la cocina andaluza y valenciana. Después me dediqué a otras cosas, pero mi espinita de la cocina siempre estaba ahí clavada”.


“Los que nos visitan siempre dicen sentirse en casa y ese es el carácter que mis hijos y yo hemos querido imprimir. En este momento, ellos han iniciado sus propios negocios: mi hijo Antonio, una distribuidora de vinos españoles; y mi hija Rocío, una agencia de publicidad y organización de eventos; pero, aunque no trabajan directamente conmigo, siempre están pendientes de ayudar a que A-Banda siga creciendo”

Gusto que le permitió entender que la cocina española tradicional no es solo una, sino que se conforma por muchas variedades al diferenciarse por cada región o incluso por cada pueblo. “Es increíble la riqueza gastronómica que disfrutamos en España, la cocina andaluza es diferente a la valenciana, extremeña, castellana, gallega, catalana, vasca, asturiana, riojana, aragonesa, murciana, cántabra, balear, canaria, manchega o navarra. Todas son maravillosas y cada una tiene sus signos de identidad”.


Otras de sus remembranzas se ubican en la casa de sus abuelos paternos en Almería, donde tenían un almacén de vinos en el sótano. De esta forma, aprendió a catar vinos desde muy joven, “y no he dejado de hacerlo hasta hoy. Así te puedo decir que el vino tinto que mejor marida con la comida española es un buen tempranillo, sin olvidar los blancos de calidad como albariño o verdejo”.


Esta sabiduría por la comida sabrosa y los vinos más deliciosos, finalmente, lo impulsó a abrir, en 2010, su propio restaurante en Panamá, bajo el nombre de Alkimia. “Después inauguré mi segundo restaurante: Habbito, ahí terminé de pulir el concepto de todo lo que hacemos hoy en A-Banda, nombre que recibe nuestra famosa paella de mariscos”.


Y, aunque llevar un restaurante es una gran responsabilidad, Toni ha sabido unirla con su pasión por recorrer paisajes en moto, arte que le permite salir de la rutina y ver todo desde otra perspectiva para sentirse completamente renovado. “Viajar me aporta un aprendizaje extraordinario y me ayuda a ponerme en los zapatos de los demás. Llegas a entender que hay otros puntos de vista y que tu manera de hacer las cosas puede evolucionar hacia modalidades nuevas, pero sin dejar de lado tus tradiciones. Como dice el lema de A-Banda: ‘No existe modernidad sin una buena tradición’”.


“Ser almeriense es un gran orgullo; por eso, llevo a mi pueblo en mi mente e intento dar a conocer nuestra gastronomía y costumbres a todos mis amigos y clientes, ejerciendo de buen embajador de Almería en cada momento de mi vida”

Bajo esta directriz, este restaurante se dedica a elaborar platos cotidianos de la cocina española, sobre todo la valenciana y andaluza, con mucha calidad y a un precio justo. “Es la cocina que hicimos en mi casa toda la vida, por eso nuestros clientes se convierten en amigos y regresan una y otra vez a A-Banda como si fuera su segunda casa, logro que se consigue con honradez, cocinando con mucho amor y la mejor materia prima”.


Otras de las cualidades de este restaurante son sus excelentes catas de vino y cenas maridaje dirigidas por expertos y, en algunas ocasiones, por los propios dueños de las bodegas. “Por aquí han pasado bodegueros de gran talla como el Marqués de Griñón, Carmelo Rodero, Tomás Postigo, José Moro, Franco Falasco, entre otros. Vivencia a la que le agregaremos algo de música en vivo los jueves en la noche, para que la experiencia en A-Banda sea más espectacular”.


Conoce más en:


19 visualizaciones
bottom of page